Robando letras

Mi cabeza inclinada un poco a la derecha. Sólo un poco. La vista agudizada, intentando captar esas letras tan pequeñas. Hasta que cambia de página. No tenemos los mismos intereses, yo quería leer esa nota hasta el final. Pero qué le voy a decir, si le estoy robando diario a la señora.

Frustrada por la imposibilidad de terminar la nota, comienzo nuevamente en la página actual. Además de las letras del diario, me encuentro con una caligrafía manual, de cuando se escribe lo que no se quiere olvidar, en el primer papel que encuentra, que muchas veces es un periódico. Intento leer la frase escrita manualmente… dice “chacarera del sufrido”.

Recuerdo la canción, la recuerdo porque la canta Raly Barrionuevo. Pero también la recuerdo porque en el colectivo de ida un muchacho muy agradable ofrecía esa música con su guitarra y su voz.

Advertisements

Para que te aburras

Repetimos. Y volvería a repetir. El primer show fue cuando aún no habíamos vuelto a Argentina, en el segundo aún teníamos jet lag pero no lo podíamos perder. Así que fuimos. No fue suficiente así que ante la noticia de los 2 nuevos shows decidimos repetir.

Hacía más de 10 años que no tocaban en Buenos Aires, su casa, porque el Gobierno de la Ciudad no lo permitía. Sí permitía que toquen los Stones, que Boca y River jueguen todos sus partidos, que líderes de religiones corten cuadras y cuadras del centro de la ciudad, que haya mundiales de asado y presentaciones de Fórmula 1 en la 9 de julio.

Pero a las bandas del Rock argento se les cerraban las puertas.

Hasta que algo pasó y lo permitieron. Habilitaron que La Renga toque en Huracán. Llevan 5 estadios llenos y tendrán uno más el próximo miércoles.

Pero lo que quiero decir en esta ocasión es que hay solamente algunos que se aburrieron en los shows de La Renga. Los policías. Montones de policías aburridos porque nos portamos muy bien, porque los jóvenes (y no tan jóvenes) nos portamos bien si no nos joden. La organización estaba muy bien, había muchos “orientadores”, todo indicado, todo tranquilo. Y estamos hablando de 40.000 personas por show. Y la policía se aburrió, no tuvo ni excusas para armar quilombo.

Que sea rock. Amén.

No te la bancás.

Alfredo no era mi almacenero habitual. Mi almacenera era Mary, que cuando fui más grande fue la que me enseñó a manejar; ese fue su nuevo empleo, en el mundo del supermercadismo donde los almacenes no paraban de cerrar.
Alfredo no era mi almacenero. Alfredo era el que me saludaba todos los días, el que me alguna vez me arregló la bici, el que me preguntaba cómo estaba, el que me avisaba si Jose estaba o no en su casa, para ver si tocaba el timbre.

Después me mudé y ya sólo lo veía de vez en cuando. Y en ese tiempo, Alfredo cambió. Lo primero que recuerdo es en el 2008, que conversamos sobre la crisis y que la gente compraba menos comida. Comida, eso que no se puede dejar de comprar. Pero los vecinos reducían su consumo. Y así, de a poco, Alfredo se volvió un ser político que, motivado por el contexto, además de conversar, comenzó a expresar algunas inquietudes en una cartelera. A medida que pasaban los meses la cartelera iba creciendo y lo que comenzó siendo un cartelito al lado del de 7up, tomó vida propia y copó toda la entrada al almacén. Simples carteles impresos en una casa o escritos a mano con una fibra, probablemente comprada en el kiosco de la otra cuadra. Pero cada vez más filosos, más reales y más duros.

La ironía y la risa, estrategias del pueblo para reir y no llorar, eran protagonistas. Imágenes de Trump pidiendo limones, por ejemplo.

trump memes limones
Bueno no era justo esta… era más graciosa…

Algunas veces motiva movilizaciones, ruidazos, ferias, concentraciones. Algunas veces nos llama a reflexionar sobre el gobierno municipal, que entre otras cosas feas que hace, quiere demoler un parque lineal hermoso, donde los vecinos nos juntamos a jugar, a tomar mate, a charlar, vamos a la feria, hacemos recitales, donde nos juntamos a juntarnos. Quiere demoler ese parque para hacer un metrobus. En una avenida con poquísimo tránsito y donde sólo pasan 4 líneas de colectivos.

Para saber algo más sobre este parque y su actualidad, pueden leer aquí.

Tal es la intolerancia y la connivencia con ciertas ideas y prácticas de nuestro pasado más nefasto, que el domingo a la madrugada la cartelera fue incendiada. Y casi incendia el almacén.

¿Tanto te molestan las palabras? ¿tanto te molesta que alguien piense y lo exprese? ¿tanto te molesta que expongan tus miserias?

No tengo nada más para decir. Estoy muy triste y enojada.

convocatoria por Alfredo

 

 

 

 

Motivaciones

Estábamos en el bar del club, siempre estábamos en el bar del club. No sabíamos si criticar, alegrarnos o ignorar el tema. La sorpresa nos tenía anonadados. Nunca nos había pasado una cosa así, sentíamos de todo. Capaz era el final de una etapa, como cuando el Rolo aprendió a manejar. 15 años el boludo manejando en todos los pueblitos, pero partiendo siempre de cero. Embrague, primera, acelerador, soltá, embrague, segunda, acelerador. Y hasta ahí. Siempre hasta ahí, hasta que un día sacó el registro. No lo usa mucho, ni nada. Pero al menos lo sacó. Y ese fue el fin de una etapa.

Y ahora esto. Yaco consiguió laburo. Laburo, de lunes a viernes, 9 horas. Lo que se dice un laburo. No le pagan mucho pero le sirve. Nos contó la novedad y no sabíamos qué hacer. Lo felicitamos, dudando, pero para no ser maleducados, no le queríamos cortar la ilusión. Mucha fe no le teníamos, el flaco nunca laburó en su vida, más que alguna changa con algún familiar. Siempre hay algún familiar que te tira unos pesos para hacer alguna cosita, más por lástima que otra cosa. Esos eran los laburos que había tenido Yaco. Pero levantarse temprano, no sé cuándo fue la última vez, si es que alguna vez había sucedido. Ni a la escuela iba temprano, lo habían mandado turno tarde porque desde chiquito tenía problemas con el despertador.

Seguíamos sin poder creerlo, duros, con los ojos bien abiertos, el trago sin terminar. Pero todavía no habíamos llegado a la parte en la quenos contaba cómo lo había conseguido. Resulta que al Yaco le gustaba una pibita, una del barrio que la teníamos de vista pero no sabíamos quién era. Y un día la encontró en el bondi y se sentó cerca de ella, para olerla, escucharla, qué se yo. Capaz creyó que se la podía levantar en el bondi, no sabemos. Y en una de esas, la pibita habla por teléfono con una amiga y le dice que le gustan los pibes que laburan. Que ella quería un pibe que la saque a comer afuera. Que la saque a pasear, como a los perros. Pero bueno, eso es otra cosa. Y al Yaco le gusta sacar a pasear pibitas. Pero nunca tiene un mango así que sólo las podía llevar a la plaza. En el club le fiaban, pero ni hablar, ese era nuestro lugar.

Llegó a la casa después de ese terrible viaje en bondi, pensando que la piba nunca le iba a dar bola. Y lo habló con la vieja. Todo habla con la vieja, a veces nos preocupa. Pero esta vez sirvió, porque justo ella había visto un anuncio en el que buscaban un ayudante en una tornería, asíque él fue y se presentó. Y le salió bien la vuelta. Es el final de otra etapa. Ahora falta que la pibita le de bola.

Canto al rodado

Me pregunto dónde estarás,

a quién acompañarás

¿qué habrá sido de tu vida?

¿seguirás en el barrio?

Las miro a todas

en la esperanza de que alguna

seas vos.

No sé qué haría si te viera

¿nos reconoceríamos

como dos amantes de toda la vida?

¿me ignorarías

como quien ha olvidado?

Me preguntaría con quién estás

¿fue la que te robó?

¿o ya pasaste por muchas manos?

¿se enamoró de vos?

Porque yo aún

te sigo extrañando.

Mi bici querida.

 

Insultante

No tengo “cosas favoritas”, y creo que ya escribí un post sobre eso. Nunca sabía que completar en esos tests adolescentes con listas sobre las cosas que te gustan, ¿cuál es mi película favorita? no sé, vi muchas veces Casablanca y adoro a Humphery Bogart, pero también me gusta Indiana Jones y un montón de otras ¿mi color favorito? no sé, tengo tendencia al verde, pero también me gusta el rojo, como a todo el mundo, ¿mi comida favorita? la comida, per se! y así contestaría a todas las preguntas, como si todas fueran entre elegir si querés más a tu padre o a tu madre.

Lo que voy encontrando son insultos que me parecen más efectivos e insultantes que los demás. Ya tengo dos: mezquino y carnero.

Dice la Real Academia Española:

mezquino, na.

(Del ár. hisp. miskín, este del ár. clás. miskīn, este del arameo miskēn[ā], y este del acadio muškēnu[m], súbdito de palacio).

1. adj. Que escatima excesivamente en el gasto.

2. adj. Falto de nobleza de espíritu.

3. adj. Pequeño, diminuto.

4. adj. p. us. Pobre, necesitado, falto de lo necesario.

5. adj. desus. Desdichado, desgraciado, infeliz.

6. m. En la Edad Media, siervo de la gleba, de origen español, a diferencia del exarico, que era de origen moro.

carnero, ra

(Del lat. [agnus] carnarĭus, [cordero] de carne).

1. m. Mamífero rumiante, que alcanza de siete a ocho decímetros de altura hasta la cruz, con frente convexa, cuernos huecos, angulosos, arrugados transversalmente y arrollados en espiral, y lana espesa, blanca, negra o rojiza.

2. m. Ar. Piel de carnero curtida.

3. m. Arg., Par. y Ur. esquirol (‖ trabajador que no se adhiere a una huelga).

4. m. Chile, Cuba y Perú. Persona que no tiene voluntad ni iniciativa propias.

Susanita not dead

Hoy mi compañera de trabajo, en una conversación sobre un compañero varón y su actualidad laboral y salarial, me dijo:

– Además para el varón es peor.

– ¿Por?

– Y, porque es el sostén de la familia, tiene más presión.

– Bueno, pero eso ya cambió, ahora hay una relación de igualdad.

– Más o menos, el hombre sigue teniendo más responsabilidad.

No iba a poner comentarios, pero me parece que amerita. Primero, ¿quién dice que el hombre debe ganar más que la mujer y ser “el sostén” de la familia? ¿esas ideas no eran de antes del siglo XX, cuando las mujeres no trabajaban o su trabajo se pagaba menos y era no calificado? En segundo lugar, ¿existen estadísticas? porque seguro que alguna consultora berreta, desprendida de algún ex empleado enojado de mora&araujo, algo tiene para decir al respecto, ¿cuántas mujeres sos sostén de hogares? ¿cuántas ganan más que sus maridos? ¿cuántas parejas creen que el hombre debe ganar más que la mujer?

Todo estos son interrogantes y problemáticas de las que aparecen una vez por año en la tapa de la revista VIVA. Ya me imagino “Cuando ella gana más que él”. Pero no por trilladísimo me deja de sorprender que haya gente que todavía cree que el hombre es económicamente más responsable del hogar que la mujer.